Loading...

martes, 8 de noviembre de 2011

Y ¿Quién era Sir James?

Sir Edward James, fue nieto del Rey Eduardo VII de Inglaterra. Era un amante del entorno natural y de los animales; amigo de Salvador Dalí y apasionado del arte surrealista. El llegó al pueblo de Jilitla en 1950, y su propósito era buscar orquídeas. Su creencia en las señales divinas y en las revelaciones se vio materializada cuando un día nadando en una de las pozas, cientos de mariposas lo rodearon y el quedó asombrado con esa señal divina. Es así como decidió establecer ahí su paraje e iniciar su obra artística.

James adquirió en 1962 cuarenta hectáreas de selva y aguas cristalinas; y con ayuda de su imaginación, construyó en medio de la vegetación uno de los monumentos más grandes del siglo XX, conocido como “El Castillo”. Se trata de un conjunto de más de 36 formaciones arquitectónicas añadidas al paisaje, imitando a la naturaleza. De los años sesentas a los ochentas se levantaron estas estructuras irreales de concreto armado que se integraban a la espesa vegetación de la selva potosina.

El jardín es una construcción surrealista con muros que no dividen nada, escaleras puertas y ventanas que no llevan a ningún sitio. Los peldaños terminan en el infinito, las puertas conducen hacia ningún lado, los pilares son recreaciones fantásticas. En las ventanas lo que se asoma son las copas de los árboles y flores de las plantas. Es un hermoso lugar donde no sabrás donde detener la mirada; cada estructura es más sorprende que la anterior. Todas estas estructuras han sido objeto de diferentes estudios e interpretaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario